martes, 6 de octubre de 2009

Un príncipe convertido en rana

Creéis en el Príncipe Azul? En ese apuesto y galán Príncipito, que vendrá a lomos de su caballo a rescatarte del encierro en tu castillo. Que te protegerá del mundo, te colmará de atenciones, te hará sentir el centro de su universo, la reina de sus mares y serás muy feliz y te comerás una perdiz...!! Menuda patraña que nos colaron cuando éramos niñas, pero más tontas fuimos nosotras por creerlo, que ahí estuvimos, esperándolo en nuestro mundo de fábula - y aún quedan princesitas que siguen sentadas esperando a que aparezca-. Qué ilusas!

Pero como se puede ser tan cruel, cómo pueden crearnos unas expectativas tan altas que se alejan tanto de la realidad?. Eso no se hace.

Con el tiempo, cuando toda tu fortaleza se ha derribado, tu mundo de hadas se ha esfumado y ya has conseguido reponerte de esa decepción, te das cuenta que no es a un principito a quien debes esperar sino a una rana y que por mucho que la beses nunca se va convertir en lo que deseas.

Fin

10 comentarios:

José Amorós dijo...

Bienvennida al mundo real. Como se nota que te estás haciendo mayor.

Es una pena, que todas las ilusiones que tenemos cuando somos niños se desvanezcan de esta manera con el paso del tiempo.

Por suerte nunca he creido en príncipes ni en princesas, pero lo de los reyes magos, ahhhh, eso sí que es cierto, eh?.


FIN.

Sue dijo...

Pero a vosotros qué es lo que os dicen cuando sois niños? algo así como 'Arrasar con todas las princesas o con aquellas niñas que crean serlo, crear reinas destronadas,...' Que desilusión tan grande!!
Yo ya no espero ni ranas después de haber topado con algún que otro 'sapo'. Vaya un cuento más triste. Tal vez es como dices me debo estar haciendo mayor, jajaja!

Y sí amigo, lo de los Reyes Magos es cierto y el que te diga lo contrario o te venga con historias miente, así que no le hagas ni caso!!

Joseluinik dijo...

Pues yo seguiré soñando en princesas, castillos, dragones y caballeros con armaduras relucientes, porque me niego a rendirme y pensar que solo hay ranas y sapos.
Encontrar el castillo es difícil, vencer al dragón más aun, pero el premio de la princesa seguro que merece la pena. En nuestros tiempos no hay dragones, ni castillos pero si hay príncipes y princesas retenidos por una sociedad que intenta ocultarlos. Tal vez no existan, tal vez no quede ninguno, tal vez nosotros no seamos caballeros, o tal vez no estemos buscando como debemos, pero yo, seguiré buscando mi princesa.

Sue dijo...

Pues haces muy bien en creer en eso, espero que encuentres a tu princesa! Y si das con ella, dímelo, a ver si así consigo salir de mi burbuja de escepticismo.

Es posible que no busquemos adecuadamente, que demos con la persona no acertada o incluso, en el peor de los casos, que no seamos princesas (aunque prefiero creer que si lo somos). Si ya no hay rangos, si que hay un mínimo, somos damas y como tales merecemos trato de reinas! (y esto no es una cuestión de ego)

miquelet dijo...

Hi havia un psicòleg que deia que s'hauria d'haver penjat d'un pi a Corín Tellado abans de que fera tot el mal que ha fet a les dones, donant una visió molt idealitzada i irreal de l'amor.

Salut.

Sue dijo...

Vaya no tenía ni idea.
No he leido nada de esta autora pero lo veo excesivo!

Kike Juárez dijo...

Amiga Sue, pero como que no existen los principes y las princesas? El amor entre dos personas existe y es real, no creo en las "Medias Naranjas", pero si en el amor, yo me considero principe, sin ánimos de ser vanidoso y por lo tanto espero encontrar a mi princesa, se que me esta esperando. Mi princesa amiga ya la econtré con cuatro añitos y lo conservo, ahora mas que nunca.

Sue dijo...

A mi buen amigo Quique,

Te mereces más que nadie encontrar a tu princesa. No desesperes que en breve aparecerá, ya lo verás!

Que afortunada será la que dé contigo. Tú si que sabes tratarnos como a verdaderas reinas, tú si que sabes colmarnos de atenciones, tú si que sabes.

Debo reconocer que reunes todas las cualidades y más para ser un auténtico Principe Azul.

Para mí es todo un placer que seas mi buen mejor amigo. Y por si no te lo hubiera dicho antes, aprovecho ahora: TE QUIERO DE AQUÍ A LA LUNA y eso, ya es querer!

Un beso.

Sue

Kike Juárez dijo...

Ufff!! Si ya me consideraba un principe, con lo que me dices, ahora soy el Rey...
No creo que reuna todas la cualidades que dices, soy un mar de defectos, pero lo que si que tengo como el principal de mi principios y donde creo que esta la clave, es en el RESPETO, a partir de ahí, todos somos perfectos principes y perfectas princesas.Gracias
Te quiero.

Sue dijo...

Creo que ya te he razonado y demostrado mi comentario, sabes que sí es así, te falta creerlo...nadie tiene que hacerte dudar de tí mismo, no lo permitas.