jueves, 7 de enero de 2010

Stress

El estrés es uno de los principales motivos de infelicidad y un obstáculo para conseguir una calidad de vida plena en estos tiempos.
Para que algo nos estrese debemos percibirlo como una amenaza para la cual pensamos que no tenemos los recursos suficientes para hacerle frente, por lo que la causa del estrés no es la acumulación de tareas en el trabajo o la cantidad de actividades que realizamos. Tenemos la errónea percepción de creer que es una enfermedad nacida sobre los años noventa, por lo que resulta cuanto menos paradójico que en plena era de las 'comodidades' tengamos que correr para todo.
Que duda cabe que durante la guerra, la posguerra y la transición las personas se sintiesen sobrepasadas por la angustia y la ansiedad pero la diferencia es que no etiquetaban ese malestar como estrés. Lo cual nos dice que el mismo existe desde hace bastantes años pero con otros nombres, lo que ocurre es que ahora probablemente somos más conscientes de que estamos estresados.



10 comentarios:

José Amorós dijo...

jajaja, que bueno este kit antiestrés. Me tenía que haber pedido uno para reyes.

No se cuando apareció esta enfermedad, pero lo que está claro es que se expande como los virus. Vas con el coche, para uno un momento para que se baje una abuelita, y en dos segundos, una orquesta de pitos y claxon de los demás coches, seguida de una retaila de insultos. No hay clemencia, hay prisa y hay prisa.

Claro que por desgracia los síntomas los tenemos todos.

Buen post.
Saludos.
josecarlos.

José M dijo...

jajaja lo probaré lo probaré ;)

Sue dijo...

Oye que yo no quiero ser la responsable de vuestros chichones,jajaja.
Para el uso de este kit os recomendaría la supervisión de un profesional, sobre todo si se da el paso nº 4 más de lo habitual. Imagino que habrán personas que empiezen y no tengan mesura, aunque no sé si será el caso pues desconozco vuestro nivel de estrés.

Pues JC ciertamente el estrés imagino que estará ya dentro de las 'pandemias' de nuestra época, jajaja, pero también hay que diferenciar entre personas estresadas y personas impacientes. Te pondré un ejemplo, hace unos años estuve en Londres y entré en un 'supermarket' había muchísima gente y las colas para poder pagar en caja eran kilométricas, pues te diré que la única impaciente de la fila era yo, todos con una parsimonia, con esa flema inglesa que les caracteriza. El cajero (que era hombre)pasaba los artículos con una tranquilidad y allí no se oía ni un resoplido (la típica indirecta que nos gastamos los españolitos para advertir de nuestra prisa).

Si es que nos queda mucho por aprender!!

José Amorós dijo...

Cierto, y eso que somos los españoles los que estamos más acostumbrados a las colas, sobre todo las de la Administración Pública.
Sin embargo, a lo mejor tantas colas son las que nos causan ese estress por las prisas. Si los ingleses sugrieran tantas colas como las nuestras, sobretodo cuando te toca y te dicen, falta un papel o una firma, y tenes que volver de nuevo, veríamos si serían tan 'flemosos'.

Sue dijo...

Bueno no sé que decirte la verdad, desconozco que tipos de colas padecen los británicos jajajaja. Tal vez es más sencillo que todo eso y tienen más conciencia social y educación que nosotros con lo que saben que cuando deben hacer cola y esperar simplemente esperan su turno sin más.
Aquí vamos todos acelerados, todos tenemos prisa, todos estamos en el super esperando desesperados para que nos cobren o nos atiendan en la Admón Pública y resulta que una vez que ya nos han despachado nos paramos en la puerta media hora a charlar con el conocido de turno con el que nos acabamos de cruzar.
Creo que no tenemos remedio, independientemente de lo molesto que resulta tener que volver de nuevo porque te falta una firma o un papel después de haberte pasado toda la mañana en una cola interminable.

Soy una impaciente para estas cosas, las temidas colas las tolero pero tengo la sensación de estar perdiendo el tiempo y reconozco que me desespera. Qué le voy a hacer!

José Amorós dijo...

jaja, tú tenías que haberte chupado las colas que he hecho yo, para que luego te atienda alguien con todo el desagrado del mundo. El mayor defecto que sufrimos los españoles es la mala educación, de ahi se derivan los pitidos del coche, las malos suspiros en las colas y las malas maneras de la gente que está detrás de los mostradores atendiendo.

Pero tienes razón, hacer cola da una sensación de pérdida de tiempo tan grande que exaspera. Yo reconozco que soy un poco así, algo impaciente en las colas, y luego llego a la oficina, y me pongo a escribir comentarios en los blogs tan ricamente, como si no tuviera nada más que hacer en todo el día. Así somos!.

José Amorós dijo...

Por cierto, no se si te has dado cuenta que tu entrada no lleva título (!).

saludos.

anna dijo...

Dejando de banda si el estrés lo vive un español o un británico, creo que cada día está más presente en nuestras vidas, así que tu método no estaría mal probarlo pero no vayamos a recurrir a el con frecuencia o nos dejaremos unas neuronas por el camino, jaja.
Aunque la verdad, si existe desde hace tanto tiempo, no entiendo porqué ahora tenemos que ser tan impacientes y bordes. Las prisas parecen estar de moda, mas si las cumples no pretendas salir ileso de la corriente. Mejor nos apartamos de esta y vivimos aparte sin tanto estrés!

Saludos,

anna.

Sue dijo...

Jajajaja, JC sin querer caer en la broma fácil, porque esto sacado de contexto puede malinterpretarse, te diré, que afortunamadamente no me 'he chupado las colas' que tú has padecido, estoy segura!
Pero bueno, las que he tenido que sufrir,ya sean del super, admón, atascos, al 'dominguero' de turno que va a 20km/h cuando más prisa tienes para llegar a cualquier sitio..., y me han puesto de los nervios sobre todo por esa sensación que nos produce que ya hemos comentado.
Y también te diré que escribir comentarios en un blog es mucho más entretenido, gratificante, interesante,...que esperar un turno, pero de aquí a Lima!
Yo también le dedico mi tiempo a mi blog y blogs amigos, es mi vía de escape, de lo contrario ya habría hecho un agujero en la pared con ese práctico kit antiestres!!

Saludos,

Sue

P.D.: Gracias por lo del título, un pequeño despiste.

Sue dijo...

Hola Anna! Pues la verdad que llevas razón, después de tanto tiempo existiendo como es posible que no tengamos todavía más desarrollada esa capacidad para tener una mayor tolerancia al estres.
Cada uno tendrá sus mecanismos y métodos para atenuarlo, yo los tengo, pero reconozco que en determinadas situaciones se me olvida. Será cuestión de dedicarle más tiempo a ese entrenamiento antiestres.

Saludos,

Sue.