viernes, 25 de diciembre de 2009

Esclavos de la pasión

Tú has sido...
un hombre capaz de aceptar con igual semblante
los premios y los reveses de la Fortuna...
Dame a un hombre que no sea esclavo de sus pasiones
y lo colocaré en el centro de mi corazón,
ay! en el corazón de mi corazón.
Como hago contigo...
Hamlet a su amigo Horacio

Una vida carente de pasión sería una tierra yerma indiferente que se hallaría escindida y aislada de la fecundidad de la vida misma. Como apuntaba Aristóteles, el objetivo consiste en albergar la emoción apropiada, un tipo de sentimiento que se halle en consonancia con las circunstancias. El intento de acallar las emociones conduce al embotamiento y la apatía, mientras que su expresión desenfrenada puede terminar abocando en situaciones extremas.

La vida está sembrada de altibajos, pero nosotros debemos aprender a mantener el equilibrio.

Necesito a alguien que me aporte ese equilibrio porque yo sola no logro encontrarlo.

2 comentarios:

Kike Juárez dijo...

Si encuentras a ese alguién que te mantenga el equilibrio, pasame su nº de teléfono, porque chica, yo para equilibrista no valgo...

Sue dijo...

Vaya dos patas para un banco!!