viernes, 10 de febrero de 2012

Nadie es la mitad de una naranja destinada a rodar (en difícil equilibrio) en busca de su otra mitad.

Somos naranjas enteras, jugosas y ricas en sabores y matices. No estamos incompletos, pero podemos complementarnos y muy bien, con otras naranjas enteras.

3 comentarios:

José M García dijo...

naaaaaaaaa no creas las otras naranjas están malas muyyyyy malas jajajaja

Sue dijo...

Pero JM no seas hombre de poca fé!!! El mundo está repleto de naranjas riquísimas, dales un voto de confianza!

Trozos de Retales dijo...

Totalmente de acuerdo... :)
http://trozosderetales.blogspot.com.es/